sábado, 1 de agosto de 2015

Ahora (5WH)


¿Qué fue lo que me hizo usted dulce morena?

Ahora no encuentro algo más armonioso que el sonido de sus carcajadas sonoras.
Ahora quiero que sea el ritmo de su corazón agitado el que marque el compás de todos mis momentos.
Ahora dejo pasar los errores ortográficos que a veces se infiltran en sus mensajes simples de buenos días.
Ahora sonrío tontamente recordándome jugar con sus rizos y sintiendo la calidez de su cintura.
Yo no sé qué fue lo que me hizo usted que ahora solo tengo voluntad para ir detrás de su silueta.
No sé de razones, motivos ciertos, realidades, es por usted que no me importan tantas cosas

¿Cuándo se instaló en mi corazón?

¿Dónde nos dimos ese beso que le dio un vuelco a mis perspectivas?

¿Cómo consiguió doblegar mi fortaleza y hacerme ansiarla durante todos los días y las horas?

¿Por qué se me humedecen los ojos si yo sé qué usted no es mía?  

lunes, 2 de marzo de 2015

Bendecida, feliz, agradecida con el universo y muchas exageraciones más



Tenía semanas sin escribir, demasiado atareada en la vida cotidiana, prácticamente sin tanta vida social como me gustaría, pero más holgada económicamente que en cualquier otra etapa de mi vida



Para escribir siempre me centro en temas que tengan un trasfondo intenso para mi…  Hay varios niveles de intensidad. Aquí solo escribo la intensidad publicable, la otra otra la dejo guardada por ahí en cuadernos que no eran originalmente para eso, en papeles arrugados que me niego a botar o en las notas de mi iPod… Estoy demasiado neutral y por esa razón no había vuelto a escribir más, pero está sonando de fondo “All Of Me” de John Legend y creo que eso es suficientemente poderoso…

Creo que vine un poco hater hoy, luego de un rato leyendo Twitter, he sacado la conclusión de que la gente que se la pasa publicando constantemente acerca de lo “bendecidos” y “afortunados” que son por Dios, la virgen, el universo, Madonna o en lo que sea que crean, son precisamente las personas que menos deben serlo. Llegué a esta teoría de repente, es decir, simplemente caí en cuenta porque una persona que de verdad es feliz y plena, no tiene necesidad de estar diariamente diciéndolo en sus redes sociales a cada momento. Eso me parece que más bien lo hacen para convencerse ellos mismos, o tal vez querrán revisarlo unos años más tarde (cuando ya no recuerden con certeza) y decir “Yo si era feliz vale, esa fue la mejor época de mi vida”. Esto no significa que sea una regla sin ecuanon porque  hay posts que uno sube para agradecer o para compartir un momento de felicidad importante con toda la red, y esto es sincero. Pero qué puedo pensar de alguien que en cada tweet de “Bienvenida al mes”, o los lunes, agradezca al universo por la alegría infinita que le concede, o sea, los lunes uno está encajándose de nuevo  -y tal vez con un poco de dificultad- en la rutina. O de esos que cada selfie de Instagram tomada por ocio la etiquetan con exceso de hashtags de este estilo “#Gracias #SinDiosNada #Happy #Feliz #Selfie #LoMejor”.

Yo sé y estoy consciente de que la palabra tiene poder y que tal vez esos sean mantras que utilizan tratando de convencer al destino de que sea buenos con sus cuerpecillos… 

De verdad alguien será tan feliz como lo que dice su instagram/twitter? 

No es que yo sea emo ni nada por el estilo, pero mis alegrías las vivo en carne y hueso y pocas veces me da chance de fotografiar todos esos momentos para compartirlos en mis redes sociales. ¿Que si soy agradecida? Si. ¿Que si me siento bendecida? Demasiado, pero no quiero formar parte de una nueva especie que coloca esas frases en sus bios, sobretodo porque me ha tocado conocer a muchas de esas personas y tienen más problemas que un libro de matemática.

martes, 30 de diciembre de 2014

Tu metamorfosis

Eres alguien más,
Más frío 
Un ser agrio
Amargo
Distante como Grenouille fatigado y confinado en aquella montaña .
Diluido como un poco de sal en agua.
Duro. Ahora eres dura... Imagino que por dentro debes ser como carbón.
Tu textura es diferente, la de tus palabras, la de tus letras y hasta la de tus expresiones.
Te haces polvo porque no eres fuerte (nunca lo has sido)
Pero a mi me dueles. Sobretodo, dueles.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Lo que yo quiero

Si pudiera diluirme en las letras, dejar salir aquello que me hace morir de sed…
No esconderlo detrás de mí, no proteger lo que me daña.
Sentir frescura, no estar pálida.
Porque es que se me ha caído el cielo y con uno de sus fragmentos me escribí en el alma lo que en mi fantasía habías dicho.
Cuando sin avisar te escabulles sigilosamente por el aire de mi noche es preferible no respirar para no intoxicarme
De ti
De tus malas –digo yo buenas- mañas.



martes, 9 de diciembre de 2014

Aun el día de hoy


Te sigo dedicando mis letras
Mi tinta, mis palabras, las comas y las pausas cortas que representan,
Mis puntos seguidos y aparte que separan unas ideas de las otras...
Los suspensivos también te los dedico, ¿Sabrás que fuiste, eres y serás mi incertidumbre?
Esos pequeños espacios a los que les dicen sangría también son para ti. Vacíos, en blanco.
Respiraciones.
Las tildes que han acentuado tantas emociones son tuyas.
Mi aguda frustración
Mi deseo más grave
Mis últimas lágrimas y ese paréntesis que causamos en mi vida también te pertenecen...
Aunque te desentiendas y finjas no leer, sé que una minúscula parte de tu atención se concentra en las mayúsculas de mi nombre. 

lunes, 8 de diciembre de 2014

Todo el que maneje, sea peatón o pasajero, debe leer esto

Escribo esto porque anoche, mientras manejaba anoche por la ARC (Autopista Regional del Centro para Ud. que no comprendió las siglas) sentí que necesitaba sacarlo de mis adentros con carácter de urgencia. 
Ojalá todo el mundo lo leyera, ojalá pudiera  pararme en las plazas con un parlante y gritarlo, o tomar un camión como esos que distribuyen plátanos y reproducir mil veces este mensaje en todos los estados, ciudades, urbanizaciones, barrios, sectores, caseríos, comunidades. parroquias, puentes de Venezuela... 

No quiero hablar sobre las normas de tránsito porque aquí en nuestro país la gente se olvidó hace mucho tiempo de eso, principalmente los fiscales, esos son los que menos tienen idea, prefiero referirme al sentido común, ese que está casi extinto, o el que muchos dicen es el menos común de todos, no les quito razón. 
¿Por qué sentido común? 
Enumero,

¿Debe estar escrito en la ley de tránsito que si un carro va por el canal rápido y usted le hace cambio de luces pero dicho vehículo tiene otro a su lado en el canal derecho, no se va a poder cambiar de inmediato porque ocurriría una colisión?
¿Debería estar escrito que usted debe dejar de hacerle cambio de luces como demonio desesperado?

Si esa persona no se cambia de canal es porque no quiere chocar, tal vez esta sea una razón un poco simple para ud que se la pasa haciendo cambio de luces a diestra y siniestra, pero considérelo por un momento... ¿A ud le gustaría chocar a 120km/h con otro automóvil que se desplaza a la misma o a mayor velocidad?

Ahora que tocamos el tema de la velocidad... Los límites de velocidad para la autopista son de 80km/h en el canal rápido y 60 en el lento. Nadie respeta eso, pero yo hallo inconcebible que si voy por el canal lento a 100km/h  venga un autobús, una gandola o un camión del tamaño de una montaña  a hacerme cambio de luces, tocarme corneta y prácticamente metérsele por supositorio a mi carro. Si me quieres pasar, está el canal izquierdo, ah, eres autobús y tienes prohibido transitar por el, NO ME IMPORTA, respétame:
No me da la gana de pasarme al canal rápido ahorita porque a unos cuantos metros hay rolo de hueco.

No me da la gana de cambiarme porque las luces de los carros que van en sentido contrario me limitan demasiado la visión y no quiero tener un accidente

(O si voy por el canal rápido a 120km/h pero tu quieres ir a 150 y me estás presionando)

No me da la gana de cambiarme porque por aquí lanzan piedras para romper los parabrisas y no quiero que me roben.

No me da la gana de cambiarme porque por aquí ponen miguelitos y no quiero quedarme sin caucho.

No me da la gana de cambiarme o de acelerar solo porque a ti no te importa tu vida y manejas imprudentemente.

No les ha pasado que hay alguien que les hace cambio de luces sin cesar y como no le das paso, te adelanta y se vuelve a incorporar en el canal donde estás pero tan rápido que prácticamente te choca por el costado y de hecho te chocaría si no tuvieses los reflejos tan activados... ¿A qué juegan? Esto es un acto total de inconsciencia y estupidez, ¿no saben que en el otro carro hay seres humanos?  

La gente se queja de que el país está en una situación deplorable, que las autoridades no sirven... ¡Es verdad!, ¿Hay anarquía? ¡Por supuesto! Porque todo el mundo hace lo que le da la gana pensando en ellos y muchas veces, incluso sin pensar.

Sin pensar... ¿A quién diablos se le ocurre ponerle luces cegadoras a su carro y montarse en la autopista encendiéndolas a su máxima potencia? Para mi eres un asesino en potencia. Así, claro y raspa'o. ¿No comprenden que esas luces ciegan momentáneamente al conductor que viene de frente y puede ocasionar un accidente fatal? ¿No les da la cabeza para deducir eso? ¿No les importa mientras su carro se vea bien con esas luces de estadio? ¡Asesino! Y más asesinas las autoridades que dejan circular a esos inconscientes poniendo en peligro la vida del resto de los ciudadanos. 

No digo esto porque me lo contaron o escribo por ocio, lo digo porque estas cosas me pasan cada vez (sin excepción) que manejo por la ARC, lo vivo yo, lo vivimos todos. ¿Será que la gente que anda en esas camionetas lujosas manejando como si tuvieran la autopista sola cree que con las llaves de la camioneta le vinieron incorporadas infinitas vidas? Señores, esas camionetas también se voltean. ¿Si no les gusta que otros les hagan esto a ustedes, por qué ustedes si lo hacen?

Un poquito de consciencia, compasión, consideración por los otros y sobretodo sensatez que nadie es inmortal aquí.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Una provocación me acecha

Si hubiese pensado en tomar tu mano antes de tus labios tal vez la vida se nos hubiera pintado de otro color.
Quise muy poco de ti hasta que te conocí y curiosamente ya no te tenía
Di vueltas en una suerte de valentía inexistente 
Me revolqué en la alegría vacía que creí real
Y que fue real (lo sabemos)
Quiero hablar por ti también, sonar a través de tus palabras diciéndome que tu también lo sentías...

Mejor dime que lo sientes.

A ciertas horas una provocación me acecha,
Que te pasees por mis letras, que te ahogues en ellas
¿Podrías digerirlas? ¿Las tomarías para ti?

Me imagino un mundo sin ti,
Que de verdad ya no estés. Ni tu cuerpo, ni tu, ni quien eras. Que tus cosas pasen a ser de alguien más. Que tu perrito te extrañe.
¿Me habré librado de ti entonces?
¿Me veré ajena a ti?
¿Podré respirar tranquila sabiendo que ya tú no lo haces?... Que tu piel ahora es tan fría como lo ha sido siempre tu alma, que el rubor de tus mejillas es tan falso como todo lo que tu decías...

Tendrás que morirte, para ver cómo me/te siento.